El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, que ha inaugurado esta mañana en Cáceres una jornada formativa titulada ‘Liberación de Sujeciones’ organizado por el SEPAD para el personal que trabaja en el cuidado de las personas mayores, ha señalado que la atención a las personas mayores es una cuestión de derechos humanos y de justicia social.

La jornada, en la que han participado mayoritariamente enfermeras y técnicas en cuidados auxiliares de enfermería (Tecaex), es consecuencia del desarrollo del Plan de Liberación de Sujeciones puesto en marcha por la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales bajo el lema ‘Deshaciendo nudos contra el mal trato’.

Tiene como fin sensibilizar, más allá de los centros de gestión directa del SEPAD por donde ha empezado, en la necesidad de emprender en la totalidad de los centros de mayores la liberación de sujeciones, sean físicas o químicas.

En el acto inaugural, el vicepresidente ha indicado que «las personas de edad nos han dado una sociedad mejor que la que ellos tuvieron» y eso hace que tengamos que «asumir como premisa» que hay que atenderlas «no por caridad o solidaridad, sino por justicia social» y ha invitado a «cambiar ese chip» y trabajar por los derechos humanos.

Se trata, ha dicho Vergeles, de trabajar por los derechos humanos y el principal de estos derechos «es que puedan decidir mientras más tiempo mejor». De esta manera ha apostado por el cuidado integral para el que la Enfermería de los cuidados esté mejor preparada que los médicos. Y ha añadido que cuando esas personas de edad no puedan decidir por sí mismos, lo ideal es que hayan expresado su voluntad para que lo haga otra persona. Pero si no es así, ha explicado, deben hacerlo aquellas que más le conocieron y cuidaron, porque eso será garantía de que tendrá «los cuidados que requiere y necesita».

EXPERTAS EN CUIDADOS

El titular de Sanidad ha ensalzado la labor de la Enfermería en su conjunto, verdaderas expertas de los cuidados, capaces de hacer diagnósticos sobre los patrones y funciones de la persona para fomentar su autonomía de manera integral.

También ha defendido el acuerdo sobre el modelo residencial aprobado por el Consejo Territorial de Servicios Sociales y Atención a la Dependencia porque, más allá de que las residencias sean más pequeñas y se parezcan a los hogares, «fomenta los derechos humanos». Para Vergeles, este es un punto principal del acuerdo porque «es más fácil atar, química y físicamente, da menos problemas, pero hay que encontrar otra forma de serenar».

Para ello, ha añadido dirigiéndose a las asistentes, tenemos la mejor tecnología: la comunicación, la atención, el cuidado, «y en ese papel sois insustituibles». Vergeles ha finalizado su intervención destacando este «paso importante hacia la calidez, la asertividad, la empatía y entender las reacciones de las personas de edad», pero también les ha pedido que «vosotras estéis también atendidas emocionalmente por vuestras organizaciones».

Con este plan estratégico que asume la centralidad de la persona, la defensa de su dignidad y derechos fundamentales, la Junta de Extremadura se erige como pionera en el nuevo modelo de atención residencial.