Puede que no seamos atendidos como queremos, puede que no nos entendamos con el médico que nos ha tocado, puede que lo que se nos plantea choca con nuestros valores y no podemos aceptarlo, y queremos buscar una salida válida. ¿Dónde recurrir?

Ya sea en sus consultas, ya sea en el servicio de urgencias, o durante una hospitalización, los pacientes y usuarios de un hospital tienen la posibilidad de presentar una reclamación si se considera mal atendido. En todos esos frentes asistenciales del hospital también se puede dar conflictos éticos, conflicto entre los valores del paciente y los valores de quienes le tienen que atenderle, y pueden necesitar ayuda para resolverlo de la mejor manera.

Los hospitales, todos, están dotados de recursos para que los pacientes o usuarios puedan presentar una queja o reclamación.

Cualquier trabajador del hospital puede indicar donde se encuentra el SERVICIO DE ATENCIÓN AL PACIENTE, que es donde acudir para presentar una queja o reclamación.

El SERVICIO DE ATENCIÓN AL PACIENTE tiene la obligación de registrar la reclamación y de ponerse en contacto con el profesional o servicio asistencial o administrativo del hospital que no le atendió como usted quería, para hacerle saber que hay una queja y para que pueda explicar por qué actuó con el paciente de ese modo. Finalmente, el servicio de atención al paciente ha de dar una respuesta al reclamante.

Si lo que se pone en evidencia es que existe una incompatibilidad entre el paciente y el médico, usted tiene derecho a cambiar de médico, dentro del mismo servicio y hospital, y es el SERVICIO DE ATENCIÓN AL PACIENTE quién tiene que atender su solicitud de cambio.

Quejarse en normal, y una forma de ayudar a que el hospital mejore su asistencia, por lo que nunca es algo que provoque ni enfado ni represalias contra el paciente.

A veces lo que ocurre es que surge un conflicto de valores entre usuarios y médicos, u otros profesionales asistenciales del hospital. Puede que un usuario solicite a un médico mantener un tratamiento, y que el médico considere que ahora ese tratamiento es fútil o de dudosa utilidad. O puede que un médico quiera poner un tratamiento que el paciente no acepta.

Se pueden dar muchas situaciones y circunstancias en las que una persona tenga un conflicto de valores, en el contexto de la atención sanitaria, y por ello todos los hospitales cuentan con un COMITÉ DE ÉTICA ASISTENCIAL.

Acceder, por parte de un paciente o usuario del hospital, al comité de ética asistencial es algo sencillo, ya que también se hace a través del SERVICIO DE ATENCIÓN AL PACIENTE, quien debe canalizar su caso para que dicho comité pueda dictar una resolución con las recomendaciones apropiadas. El COMITÉ DE ÉTICA ASISTENCIAL del hospital debe analizar los hechos, analizar los valores en conflicto, y proponer una actuación prudente, para lo cual debe solicitar información a los profesionales implicados en la atención del paciente.

La Confederación Española de Organizaciones de Mayores – CEOMA cuenta con una COMISIÓN DE SALUD Y COORDINACIÓN SOCIOSANITARIA que puede ayudar a personas mayores a defender sus derechos cuando son objeto de atención sanitaria. Es una comisión que cuenta con expertos y con un OBSERVATORIO DE ÉTICA, para poder realizar su tarea, y así poder asesorar a toda persona mayor que lo necesite en cómo puede reclamar o presentar un conflicto ante el comité de ética del hospital.