La Comisión de Salud y Espacios Sociosanitarios de CEOMA (Confederación Española de Organizaciones de Mayores), nos facilita una serie de consejos para que la ola de calor no afecte en exceso a nuestra salud.  Las personas mayores somos más vulnerables a sufrir golpes de calor que pueden provocar dolores de cabeza, boca seca, escalofríos, sudoración excesiva pudiendo ocasionar hiperhidrosis.

En estos meses de verano es imprescindible protegerse de las altas temperaturas provocadas por las olas de calor. Es necesario mantener una hidratación adecuada mediante la ingesta de abundantes líquidos (agua, zumos sin azúcares añadidos, caldos bajos en grasa, infusiones y evitar la ingesta de bebidas alcohólicas. Asimismo, es recomendable hacer cinco comidas diarias, preparando los alimentos de forma sencilla, con poca grasa y poca sal, evitando las comidas copiosas.

Por otra parte, es conveniente ducharse frecuentemente durante el día, refrescarse con paños húmedos y evitar la exposición prolongada al sol, llevar ropa fresca y ligera, así como, en las horas de más calor mantenerse en estancias bien ventiladas y frescas.

Aunque no todos los hogares disponen de aire acondicionado, es muy importante mantener las casas frías. Por otra parte, las casas que si disfrutan de climatización pueden optar por alternativas más sostenibles.

Podemos combatir el calor utilizando ventiladores de techo con lámpara led, que en muchas ocasiones la instalación de estos aparatos es cubierta por los seguros de hogar, tan solo tienes que revisar tu póliza contratada.

También, con ventiladores de hielo colocando un recipiente lleno de hielo delante del chorro del ventilador para aumentar el frescor.

Igualmente, con climatización evaporativa que funciona usando las corrientes de aire y pasándolas por un recipiente interno que se llena de agua, cuando el agua se evapora, el ambiente se enfría. Además, como son portátiles se pueden trasladar a cualquier habitación de la casa, sin necesidad de hacer una obra.

Todos estos aparatos merecen la pena porque no contaminan y el gasto energético es mínimo. Por otra parte, es bueno cerrar ventanas, mantener las persianas casi bajadas y echar las cortinas, así evitamos que entre el calor.

En el caso de ser cuidador o cuidadora de una persona mayor, o de una persona dependiente con poca movilidad es importante mantener a la persona en lugares frescos y si está encamada realizar cambios posturales, ya que la falta de movilidad provoca que se pierda mayor cantidad de líquidos por transpiración, por lo que es imprescindible reponerlos.

Es necesario evitar el sedentarismo -enemigo del cuerpo y de la mente- y, muy conveniente desarrollar un envejecimiento activo y saludable, dando paseos por la casa o practicar algún tipo de deporte como bicicleta estática. Asimismo, también es positivo mantener las relaciones sociales, a través de las redes sociales y el streaming, gracias a las nuevas tecnologías y la formación que reciben las personas mayores de las organizaciones dedicadas a este colectivo, cada día es más sencillo evitar la soledad no deseada.

Por último, y esperando que todas estas recomendaciones les sean útiles, la Junta Directiva de CEOMA, así como, todas las Comisiones de Trabajo de la Confederación, les desean ¡Unas Felices Vacaciones!