• El Presidente de CEOMA comparece ante la Ponencia de estudio sobre el “Proceso de Envejecimiento en España” que se analiza en la Comisión de Derechos Sociales del Senado.
  • Fomentar la vida activa contribuye a prevenir la dependencia y reducir los costes sociosanitarios.

El presidente de CEOMA, el Dr. Juan Manuel Martínez Gómez y el Director Gerente de la confederación, D. Javier García, junto a los miembros de la Comisión de Derechos Sociales sobre la Ponencia de estudio en el proceso de envejecimiento de la población española y Javier García, Director Gerente de CEOMA.

El presidente de CEOMA (Confederación Española de Organizaciones de Mayores), el Dr. Juan Manuel Martínez Gómez, ha comparecido hoy ante la Ponencia de estudio sobre el proceso de envejecimiento en España en el Senado.

La Ponencia ha sido creada en el seno de la Comisión de Derechos Sociales. El objetivo de esta es elaborar un estudio completo con todas las observaciones y recomendaciones que se realicen y se recojan de todos los ponentes en sus comparecencias, para abordar la nueva realidad del envejecimiento en nuestro país.

Durante su comparecencia, el presidente de CEOMA ha expuesto con datos que la población española cada día es más longeva y, que para el año 2030 según el INE el incremento de las personas mayores de 65 años será de 2.172.562 personas, representando el 24% de la población española. Por el contrario, el crecimiento de la población total será de 419.025 personas.

En este sentido, es una prioridad aspirar a envejecer con todos los derechos y garantías de bienestar necesarios que, sin duda, llevará a cambios a corto, medio y largo plazo, en todas las políticas que afecten de manera directa e indirecta al grupo de las personas mayores. La crisis derivada de la expansión del virus SARS-Cov2, ha puesto de manifiesto la necesidad urgente de estas medidas.

En palabras del Dr. Martínez Gómez “es necesario regular una coordinación sociosanitaria en el ámbito de las personas mayores dentro del Sistema Nacional de Salud y de Servicios Sociales y de Atención a la Dependencia”.

Asimismo, también señala “impulsar un desarrollo de la ‘Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación Dependencia’ de forma que se resuelva la lista de espera en la prestación de servicios y la valoración de las personas que lo solicitan. Para ello, es necesario incrementar el presupuesto designado a dicha Ley y desde CEOMA proponemos el incremento del 0,7% del PIB actual al 1,5%, teniendo además en cuenta que nuestro país es la cuarta economía europea”.

CEOMA participa activamente en políticas sociales trabajando a favor de mejorar la calidad de vida de las personas mayores, eliminando cualquier tipo de discriminación.

En este sentido, CEOMA propone aumentar la ayuda a domicilio que reciben las personas mayores de 65 años del 4,9% actual con una media de 20 horas al mes, al 12% de los mayores de 65 años con una intensidad mínima de 60 horas al mes. En el caso de las residencias también propone que hay que cambiar el modelo actual hacia unidades convivenciales en la que la prestación de los servicios se dirija a la atención centrada en las personas, así como se garantice la coordinación sociosanitaria con los sistemas de salud.

“Para CEOMA, fomentar una vida activa contribuye a reducir los costes sociosanitarios y a prevenir la dependencia. No solo es importante vivir más años, sino también, vivir con buena calidad de vida” valora el presidente de CEOMA.

“En relación con las prejubilaciones, CEOMA manifiesta no estar de acuerdo con las mismas, recomienda mantener a las personas mayores, que así lo deseen, en el mercado laboral lo que redunda en beneficio de las empresas ya que aportan cualidades que contribuyen a su desarrollo económico y la creación de empleo reduciendo la precariedad. La jubilación debe ser flexible y voluntaria”, señala el Dr. Martínez Gómez

Ante lo expuesto en la Ponencia presentada sobre el Proceso de Envejecimiento en España, CEOMA, organización de referencia en el mundo de las personas mayores, propone:

  • Crear una Ley contra el abuso, maltrato, vulneración de la integridad física y moral de las personas mayores, así como, un número de teléfono de denuncia gratuito y fácil de memorizar para este tipo de situaciones.
  • Políticas de educación y discriminación por edad. Es vital y necesario educar desde la escuela y la familia sobre el envejecimiento, este es parte de la vida.
  • Incidir sobre la Formación y Fomentar el Asociacionismo. Es imprescindible la formación a lo largo de la vida, establecer criterios de flexibilidad organizativa o potenciar la transmisión del conocimiento.
  • Poder adquisitivo de las pensiones. Garantizar por Ley la sostenibilidad de las Pensiones, asegurando un nivel mínimo de recursos que sea el suficiente para tener una calidad de vida digna en todos sus aspectos.
  • Fomentar la participación de las personas mayores en el Asociacionismo como vía para la autonomía y calidad de vida. Las personas mayores encuentran respuestas a sus propias necesidades e intereses. Asimismo, las administraciones deben aumentar los presupuestos asignados a proyectos y mantenimiento para las organizaciones que representan a las personas mayores.
  • Respeto en los medios de comunicación. Solicitamos que no se use la imagen de las personas mayores de forma sensacionalista, utilizando un lenguaje inapropiado, así como no fomentar una imagen negativa del envejecimiento.
  • En los medios de comunicación es imprescindible la figura de las personas mayores, así como contar con las organizaciones que se dedican a este grupo de la población para informar y formar.
  • Romper la brecha digital en general y en el medio rural en particular:
    • Información y formación en el uso de herramientas telemáticas en la vida diaria de las personas mayores. (bancos, comerciales, etc.)
    • Utilizar la tecnología para la oferta de servicios en el medio rural.
    • Superar los déficits en la falta de conectividad en los pueblos para mejorar las condiciones de vida y el acceso a servicios públicos de la población mayor. Un 5G para todos, sin excepciones.
  • Fomentar nuevas formas de convivencia para evitar la soledad y el aislamiento de las personas mayores.
  • Reforzar y reordenar el sistema nacional de salud.
    • Actualmente hay menos de 1.000 especialista en geriatría en España.
    • Incrementar los conocimientos de geriatría a los equipos de Atención Primaria, ya que uno de cada tres pacientes son personas mayores de 65 años.
    • Contemplar la figura del geriatra como asesor de los equipos de Atención Primaria y en residencias de mayores.
    • Introducir en todos los Hospitales Generales servicios de geriatría, ya que actualmente no existen más de 50 en total de los hospitales españoles.
    • Garantizar la coordinación sociosanitaria con los Servicios Sociales.
  • Atención a las personas dependiente:
    • Incremento progresivo de la dotación presupuestaria de la ‘Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de Dependencia’ en igualdad de condiciones en todas las comunidades autónomas.
    • Desaparición de listas de espera.
    • Incremento de la cartera de servicios.
    • Incremento de plantillas y mejor retribución a las mismas.
  • Potenciar el empleo más allá de los 50 y eliminar las prejubilaciones. Como el resto de los miembros de la sociedad, las personas mayores de 50 años tienen derecho al trabajo, según la Constitución Española (Art.35) y la Declaración Universal de los Derechos Humanos (Art. 23).
  • Una población española más justa y trabajar para la eliminación del Edadismo.

Es necesario aprender a envejecer y la sociedad y las instituciones deben ayudar y dotar a las personas mayores de los recursos necesarios para cumplir con todos estos objetivos. “No olvidemos que evitar la discriminación de las personas mayores es misión de todos”.