2017 ha terminado con una tasa interanual de IPC de 1,2%.

Teniendo en cuenta el crecimiento previsto de 3,1% del PIB, el incremento nominal de la economía será por tanto 4,3% aproximadamente.

En dramático contraste la subida prevista de las pensiones es una despreciativa limosna de 0,25%.

La subida mensual de la pensión media del sistema no llegará a 2 euros y medio, que no compensará ni siquiera la subida del recibo de la luz, que este año pasado se ha desbordado en un 10%.

¿Pueden sorprenderse los partidos políticos con responsabilidades y/o alternativas de gobierno  que sus bases les abandonen en masa?

La indignación sorda de 9 millones de jubilados por unos datos tan escandalosos ¿no se transformará en un ejemplar castigo en votos en las próximas elecciones?

CEOMA recuerda que todavía hay una oportunidad de corregir esta insensatez porque los Presupuestos 2018 no están aprobados.