No olvidemos a las personas mayores víctimas de abusos

Con motivo del día Europeo por las víctimas de delitos, la Plataforma Europea AGE solicita a los países miembros de la Unión Europea (UE) y a la Comisión Europea que implementen de una manera efectiva e inequívoca la Directiva de la UE de 2012 sobre los derechos de las Víctimas. En este sentido, AGE enfatiza la importancia de usar los procesos descritos en esta Directiva para mejorar la protección de las personas mayores que sufren abuso, violencia y maltrato.

 El abuso a los mayores no es un fenómeno ni menor ni anecdótico, sino una violación de los derechos humanos y de la dignidad de los mayores, especialmente de aquellos en situación de dependencia y necesitados de cuidados. Actitudes negativas persistentes contra los más mayores, el envejecimiento de la población y las presiones crecientes sobre los presupuestos para cuidados de larga duración, pueden favorecer el crecimiento de los abusos al mayor.

Dado el bajísimo porcentaje de denuncias de abusos, es urgente que los mecanismos de protección del mayor sean, cada vez, más efectivos y que reflejen la realidad a la que se enfrentan las personas mayores que son víctimas de violencia y explotación. La implementación de la Directiva de 2012 es una excelente oportunidad para combatir estos hechos deleznables y para facilitar el intercambio de información y buenas prácticas entre los servicios de protección al mayor, policía, servicios jurídicos y organizaciones de mayores.

Desgraciadamente, existe una falta de conocimiento, de una parte, del potencial de esta Directiva entre las organizaciones de mayores y, por otra, entre los responsables de ayudar y proteger a las víctimas sobre las peculiaridades de estas situaciones de abuso y sobre la mejor manera de acceder a las víctimas.

Nuestra llamada es para denunciar estos problemas, para intentar paliar estas dos carencias y anunciar la organización de una serie de reuniones entre servicios de protección al mayor, organizaciones de mayores y líderes de opinión y políticos para discutir las posibilidades de aumentar la cooperación entre ellos y explorar las posibilidades que brinda la Directiva de 2012.