Liat Ayalon, Universidad Bar Llan (Israel), Alana Officer, representante de la OMS, Sergio Murillo, Director General de Promoción de Autonomía Personal del Gobierno de Vizcaya, Anne-Sophie Parent, Secretaria General de AGE,  Barbro Westerholm, miembro del Parlamento Sueco y Erika Winkler, Ministerio Trabajo y Asuntos Sociales austriaco

La existencia de estereotipos, prejuicios y discriminación hacia las personas mayores, comúnmente denominada ‘edadismo’, impone barreras para desarrollar una buena política sobre el envejecimiento. El ‘edadismo’ obstaculiza la capacidad de las personas mayores para hacer las cosas que valoran y a las que aspiran. Los estereotipos influyen de forma determinante en lo que los ciudadanos piensan acerca de las personas mayores, los prejuicios afectan al sentimiento que las personas mayores despiertan en el resto de personas más jóvenes y la discriminación  influye en la manera en que los ciudadanos y las instituciones actúan con las personas mayores.

Según la Organización Mundial de la Salud, el ‘edadismo’ es muy prevalente en todo el mundo y no se cuestiona en la sociedad, en gran medida porque está socialmente aceptada y arraigada en las instituciones.

Este evento fue una buena oportunidad para dar visibilidad a este tema y examinar qué más se puede hacer -a nivel de la UE- para combatir el ‘edadismo’ y contribuir a la campaña mundial de la OMS enfocada a combatirlo.

La jornada titulada “Contribución de la UE a la Campaña de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para combatir el edadismo”. fue organizada por la Plataforma Europea AGE, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Gobierno de Vizcaya y tuvo lugar en la sede de la representación del Gobierno Vasco en Bruselas.

Después de una breve introducción de Anne-Sophie Parent, Secretaria General de AGE, Alana Officer representante de la OMS introdujo a los presentes el concepto y problemática del ‘edadismo’, así como la campaña global de lucha contra el mismo, lanzada por la OMS.

El ‘edadismo’ es un fenómeno difícil de definir. De hecho, no tiene nombre en muchos idiomas (‘edadismo’ no deja de ser una traducción directa del inglés ‘ageism’ y no está reconocido por la Real Academia Española de la Lengua).

El fenómeno de edadismo se manifiesta en tres dimensiones:

  • Estereotipo: ¿qué pensamos de los mayores?
  • Prejuicio: ¿qué sentimos hacia los mayores?
  • Discriminación: ¿cómo actuamos frente a los mayores?

Y se manifiesta en dos niveles distintos:

  • Individual e interpersonal
  • Institucional y cultural

Aunque afecte fuertemente a los más mayores, el edadismo aparece frecuentemente también a otras edades:

  • A los 20 años: muy joven para este trabajo.
  • A los 50 años: muy mayor para recibir esta formación profesional.

La OMS lanzó una campaña para combatir el edadismo en 2016,  junto con las autoridades de 32 países.

  • Su visión: un mundo para todas las edades.
  • Su objetivo: cambiar la forma de pensar, sentir y actuar sobre el hecho de la edad.

Liat Ayalon de la Universidad Bar Llan (Israel), presentó el estado de los estudios realizados por investigadores de 35 países sobre edadismo. Los resultados finales se presentarán en octubre del próximo año. En particular, mencionó el análisis comparativo entre los distintos grupos sociales.

Aunque el edadismo es un fenómeno que no es nuevo, el enorme aumento de la esperanza de vida experimentado en las últimas décadas, junto al descenso de la natalidad, ha creado un cambio de percepción social y mental que lo fomenta.

Jóvenes y mayores tienen poco contacto al realizar actividades diferentes en sitios distintos, lo que provoca un fuerte desconocimiento entre ellos. Asimismo, los gobiernos no prestan suficiente atención a la formación de las personas para encarar la vida después de la jubilación. ‘No estábamos preparados para esto’ es un comentario muy común.

Barbro Westerholm, miembro del Parlamento Sueco mostró claros ejemplos de discriminación por edad a la hora de acceder a servicios médicos de prevención de enfermedades basados en estudios estadísticos. A saber;

  • Las mamografías para diagnosticar el cáncer de mama dejan de hacerse a partir de 74 años para ahorrar un máximo de 50.000€ anuales.
  • Las citologías para diagnosticar el cáncer de útero dejan de realizarse a partir de 64 años. Ahorro 10.000€ anuales.
  • Las rectoscopias para diagnosticar el cáncer de colon dejan de realizarse a hombres y mujeres a los 74 años.

Sergio Murillo, Director General de Promoción de Autonomía Personal del Gobierno de Vizcaya, presentó los resultados de las encuestas realizadas para determinar el grado de envejecimiento activo y calidad de vida de los mayores vizcaínos. En particular, usan el ‘Índice de Envejecimiento Activo’ como parámetro a monitorizar. Este índice se calcula a partir de 22 indicadores divididos en cuatro grupos:

  1. Empleo
  2. Participación en la sociedad
  3. Independencia, salud y seguridad
  4. Capacidad de medios amigables para un envejecimiento activo.

Los programas del Gobierno de Vizcaya han pasado de ‘proteger al mayor’ a ‘ayudar a desarrollar su gran potencial’ a base de promover el voluntariado, apoyar a los cuidadores informales, proveer de ordenadores a los centros de mayores para combatir la brecha digital, etc. Asimismo, se presta gran atención a la eliminación de barreras arquitectónicas entre otras medidas para asegurar la “amigabilidad” de sus ciudades.

Posteriormente, se proyectó un corto de una película titulada ‘¿A dónde vamos?’ realizada por personas de más de 65 años en la que cuentan, de manera sencilla y natural, su visión sobre el envejecimiento y su vida cotidiana. La idea de esta película es mostrar la realidad de los mayores, sus sentimientos y su contribución a la sociedad para combatir el edadismo.

Erika Winkler del Ministerio Trabajo y Asuntos Sociales austriaco, presentó las distintas iniciativas para promover el contacto intergeneracional como medio eficaz de combatir el edadismo.

Ebbe Johansen, Presidente de AGE, mencionó que en Dinamarca desde el 1 enero 2017 los mayores de 80 años deben pagar un 180% más que el resto de pacientes en la cuota diaria por hospitalización y los menores de 3 años un 110% más. Un claro ejemplo de que, muchas veces, el edadismo ‘no tiene edad’.

Posteriormente se discutió acerca de qué puede hacer la Unión Europea para combatir el edadismo -además de con medidas legislativas- con medidas orientadas a cambiar la percepción negativa hacia el mayor de la sociedad. Se mencionaron medidas como:

  • Promoción de la extensión de la vida laboral.
  • Aplicar los 20 principios del nuevo modelo social europeo a todas las personas independientemente de su edad.
  • Apoyo a los cuidadores formales y, particularmente, a los informales a través de medidas laborales de reconciliación familiar.
  • Puesta en marcha de los compromisos adquiridos por los gobiernos durante la pasada Conferencia Ministerial de Lisboa, para promocionar la imagen positiva del mayor.
  • Comenzar a analizar el efecto del creciente número de inmigrantes (muchos con bajo nivel de formación e ingresos) que están llegando a edades avanzadas y tomar las medidas adecuadas.
  • Asegurar que el paciente mayor se involucre en las tomas de decisiones relacionadas con su salud. Éstas decisiones no deben tomarse exclusivamente por el personal sanitario.
  • Remediar el hecho de que, hasta ahora, el Presupuesto de Cohesión de la UE no incluye ninguna referencia a los mayores (Representante del Comité de las Regiones).

En la Jornada, durante el turno de preguntas y comentarios, se preguntó a los representantes de la UE porque las estadísticas de muerte súbita terminan a la edad de 65 años.

También se mencionó la necesidad de ligar la edad de jubilación con la esperanza de vida en cada momento. El actual valor de 65 años ha dejado de tener un significado lógico (viene de finales del siglo XIX y comienzos del XX, cuando la esperanza de vida era mucho más baja).

Concluyendo la Jornada se estuvo de acuerdo en que el concepto ‘edad cronológica’ ha quedado obsoleto.