Con motivo de la celebración del ‘Día Internacional de las Personas con Discapacidad’, que cada año se celebra el día 3 de diciembre, la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA) alerta sobre el aumento de personas mayores con discapacidad y en situación de soledad y aislamiento no deseado.

Actualmente el rasgo más característico de la población española es que cada día es más mayor por lo que CEOMA pide promover y garantizar acciones preventivas encaminadas a facilitar un envejecimiento activo y saludable, así como habilitar los recursos asistenciales necesarios para garantizar unos adecuados niveles de calidad de vida de las personas con discapacidad.

Dado que en el futuro seremos muy mayores por el continuo envejecimiento de la población  y solamente por la edad, el colectivo de los mayores se verá cada día más afectado con diferentes grados de discapacidad. Lo que demuestra que hay un vínculo claro entre edad y discapacidad. Actualmente hay entorno a cuatro millones de personas con discapacidad y alrededor del 56% son personas mayores. Para el año 2050 Naciones Unidas sitúa a España como el segundo país más envejecido del mundo después de Japón. En este sentido, podemos hablar del reto del envejecimiento de la población, estamos en una sociedad que vive un proceso de envejecimiento importante y no se puede ignorar este fenómeno.

Por otra parte, surgen necesidades percibidas en el proceso del envejecimiento de las personas con discapacidad relativas a la calidad de vida, como son las barreras arquitectónicas. La accesibilidad es una necesidad imprescindible en el día a día de nuestros mayores, una accesibilidad externa e interna garantiza una mayor calidad de vida. Además, implementar soluciones de accesibilidad supondría un aumento y disfrute del ocio en las personas mayores lo que repercutiría de forma muy positiva en la economía del país, ya que actualmente en España hay 9.000.000 millones de personas mayores que antes o después, alguno de ellos, podrían tener algún tipo de discapacidad física o mental.

Al mismo tiempo, debemos buscar que la sociedad tome conciencia de la necesidad de un cambio de mentalidad sobre las personas mayores con discapacidad y el aislamiento que sufren las que se encuentran en situación de soledad, ya que es una cuestión que requiere la implicación de todos.