• En el acto de entrega se ha contado con la asistencia de la Consejera de Bienestar Social del Cabildo de Lanzarote y los Alcaldes de Tías y de Haría
  • Estas distinciones reconocen el trabajo desarrollado por los profesionales de ambos centros para mejorar la calidad de vida de las personas mayores que atienden

Lanzarote, 19 de septiembre de 2018. Las residencias para personas mayores Amavir Tías y Amavir Haría, dependientes del Cabildo de Lanzarote y gestionadas por la compañía Amavir, han recibido esta mañana la acreditación como “centros libres de sujeciones” por el programa ‘Desatar al Anciano y al Enfermo de Alzheimer’ otorgada por la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA). Son los primeros centros de Lanzarote en obtener este importante reconocimiento, que en toda Canarias sólo tienen otras tres residencias (dos en Tenerife y una en Gran Canaria).

El acto de entrega, celebrado esta mañana en la residencia Amavir Haría, ha contado con la asistencia de la Consejera de Bienestar Social del Cabildo de Lanzarote, Maite Corujo, los Alcaldes de Tías y de Haría, José Francisco Hernández y Marci Acuña, respectivamente, el Director Técnico del programa “Desatar” de CEOMA, Antonio Burgueño, y la Directora General Adjunta de Amavir, Lourdes Rivera.

En la foto el Dr. Burgueño Torijano con los profesionales de Amavir Tías y Amavir Haría

La acreditación como “centros libres de sujeciones” se consigue tras tres años trabajando en el marco del programa “Desatar al Anciano y al Enfermo de Alzheimer” de CEOMA, y certifica que en estos centros se trabaja sin ninguna sujeción física o farmacológica que limite a sus residentes.

Históricamente, España ha sido uno de los países con mayor porcentaje de uso de sujeciones en residencias de mayores. Se ha instalado la creencia de que estas sujeciones aportan mayor seguridad y que contribuyen a evitar caídas, pero las evidencias muestran que esta creencia es errónea y que no se tienen en cuenta los riesgos que conllevan las sujeciones para la calidad de vida y dignidad de las personas mayores y los beneficios físicos y psicológicos que les reporta su retirada.